Epílogo. Poemas de Isabel Guerra

Apéndice a una lectura acompasada que trae de cada libro algo descollante de esta antología en algunos de sus versos

Así todo lo indecible
cayendo la tarde o sus rayos rojos dulcifican los rostros

en el poema Todo
de Atardeciendo a las 6

amo futuros inciertos

y en Las Horas vuelan

caminamos soñando mundos nuevos

¿nos transformamos acaso en rocas?

Del libro Akras,1986

No se puede desafinar
En los regímenes de la adultez
Un mundo de traficantes de ilusiones huecas
Vendiendo Arte, papeles Neurolépticos

También de sus primeros libros como
AZIRATUM

Sur canario de las horas lentas

Mentes rutinarias y académicos

Quieren que los corazones sean máquinas

Del amor de La vida…

Me quito los zapatos y miro las estrellas

Y Sé tú mismo cuando dice:

Sé, la arena que viene y va
El crepúsculo rojizo, tras la noche

En Art Disidente
Aquella huella de Heráclito se manifiesta en que

nada permanece

Así que Al abrigo de tu voz
Hoy no tengo palabras de colores
Un canto a la vida entre paréntesis de: cuidadoras y vencidos
Los ciudadanos con Alzheimer o demencia senil. Dice:
Hoy mi voz es para los sin voz

En Libertades silenciadas
Se pregunta: ¿no ves que la bala atraviesa la luz de su voz…que es la mía…?
¿Qué mueve la guerra?
A Janis, Hendrix y Morrison en No era Nihilismo
En Vivir para fundirse en las playas transparentes de la vida

Pena de muerte, fronteras y muros entre países y entre nosotros mismos del poema Vivir
¿Cuánto cuesta la paz? La paz no se construye con palomas

La temática se continúa en los Poemas para decir no a las guerras del 2018
Nos vamos Yendo Por el camino de las hierbas y trebinas de la infancia

De Tutto così effimero
Vivir para ser
Admirar por fin todas las tonalidades
De la tarde

La mujer y la tierra imbricados en:
Los brazos de todas las mujeres del mundo

Y los brazos de la tierra

De 19 ensayos literarios
Los pasos de la ternura
¡son tan pequeños!
El desamor recorre las ciudades

En fragments d´une mer d´ètè 2015

Esta hoja de papel
Era el paisaje
De un árbol
En un bosque de tilos.

En Surfing
Algas cruzan las rodillas del viento
Plenitud de luz
Parpadea el salitre

A Arturo Maccanti
y su Cantar en el ansia:

Para cantar el ansia
El mar, el volcán y la isla
Raíces de árbol
De un viajero insomne,
Porque uno escribe lo que
Eres tú-decías-
Un único poema

El eco del eco,
Sentado a solas
Frente al mar

La vejez: Ancianos sentados en un banco

Como en la edad de las flores y los pájaros

Dedicado a Artaud

Los poetas están de paso
Desde siglos,
No es remunerable
Su oficio

En Un pirata vigía

Una alfombra de Oriente,
Que navega en la brisa,
En el ojal una flor,
De su camiseta
Triste

Callejea un blues

Sensaciones y flexiones de lenguaje que se manifiestan en versos como:

Azafrán de aire
El inefable destino
Respira el mar en mi…
Y un tiempo de geranios
Que se derrama en la tarde
En un trasiego de olas ¿acaso no somos un existir del estío?

Y recibir el sol atardecido
Con la tristeza suficiente
De cualquier libro abierto

Del libro Fragmentos de un mar de estío

El verano delgado y amarillo
Se junta con el dolor ácido de tanto desempleo
Con el surfear de tablas que crepitan, en azul
Y brisas de canteras, atlánticas, mías
De contenido amable y nubes buganvillas

Nos dirá:

Dormir entre cartones desaprendiendo normas

Y en WALK OUT

Pies de amapolas
Las hojas caídas
Son alas al vuelo
Corazones de pétalos
Que defienden el alba

Arrimar el hombro
Ponerse del lado del corazón
Y transformar el ritmo
En una sonora batucada

Lo improcedente, lo desclasificado y los desahuciados
Se juntan con lo inaceptable para terminar con que:
Se olvide del signo
De la semiótica,
Del significante
Y del significado

La pequeña rosa deshabillée
A la que todos llaman POESÍA

En un plano foto poético nos retrata el paisaje
El diáfano Partenón
Sin estilos,
Ni ornamentos,
Casi abandonado
De Atenea
Sin luz.

La tierra de Aquiles “y nos olvidamos de las sandalias, y de los pies cansados, sólo tus pasos de antaño”.

Oh, Pérgamo de tus Juegos Florales en

Ticket de Museo

Paul Klee, André Guide y Simone de Beauvoir tomaban te a la menta en el café de Nantes

En Los Navegantes fenicios

El Berlín postmoderno en Curtyard
El alma del antaño en el agua De Still

Y de los Viajes Líricos:
Fui ave con alas de estaño
Mar de dudas, mar de ensueño
Somos el mar, la mar

También somos:

Un pequeño valle alejado
Un pequeño valle extendido bajo el cielo
Manto verde de mis ojos

Y en El canto de las sirenas

Sujétame, amor
Tú que puedes
No dejes que abandone todo
Que estrelle mi mástil
Contra las rocas

Publicado por aulapress2016

Revista, Editorial, Red de Escritores, Producción de Espectáculos, Libros, Agropoética, Google bussines, Distribución, Todoebook, DrumBass,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: