Entre Piratas

EL 25 DE JULIO. EL ATAQUE DE HORACIO NELSON A S/C DE TENERIFE

ENTRE PIRATAS de MIGUEL ÁNGEL DÍAZ PALAREA
En el fundamento originario de todas las obras y actos de los hombres nos sentimos iguales y en unidad con todos, por grandes o por pequeños que sean, pero en la particular dirección que nosotros tomamos Friedich Hölderlin

Sir Horace Nelson

En un día cercano al veinticinco de enero, me llegó la noticia de la muerte de este valioso narrador. En su puesto del mercado de la Matanza de Acentejo, Ángel Morales estaba consternado con la noticia de la madrugada anterior. Al día siguiente sería el sepelio de Miguel Ángel Díaz Palarea. Morales me extendió una de sus obras, insistiendo en que me la llevara. Esa noche la leí de cabo a rabo, era Entre piratas, una novela que me resultó interesantísima y de la que no pude abandonar su lectura hasta las luces del alba.
Hacía mucho tiempo que había adquirido la colección La piratería en Canarias, maldiciendo en aquella hora a quienes proclamaban el escaso futuro de nuestra novelística valiéndose del peregrino adagio: ¡En Canarias no hay temas! En aquellos tomos recuerdo buscar con ahínco al pirata Schidley o Schisla, de cuyo apellido había oído comentar que derivaba Sicilia según algunos, y que llevan muchos isleños de la isla de La Palma. Evidentemente la batalla de Nelson ocupa allí un lugar preeminente y por ello tenía yo ese paisaje histórico muy novelado en mi retina. Las baterías, los enclaves de La cuesta de los melones y un largo etcétera. Cuando éramos niños, los nivarios, como los denomina Palarea en su novela, teníamos la costumbre de subirnos al cañón Tigre. Allí nos fotografiábamos con nuestros amigos o familiares. Aquello era más que un símbolo. Cuando fui artillero destinado a la dirección de tiro de una batería de costa, se me presentaba el ritual de los vigías civiles que allí acudían a catalogar las llegadas de buques, como un tema literario, un tema recurrente y no sólo durante el servicio militar sino en diversas ocasiones y oportunidades. Miguel Ángel Díaz Palarea presenta a sus personajes de una forma muy cabal y dando un orden a los acontecimientos como requiere una novela que rebasa lo histórico para colocarse por su naturalidad y coloquialismo de frente al lector contemporáneo. Primero Gutiérrez que viene de una sonada derrota naval en Argel y que sufre ya en el puerto de Santa Cruz de La Laguna el robo de dos embarcaciones cargadas de riquezas, mientras los vigías se hallaban cogiendo grillos. Luego Nelson, deambulando por las tabernas de Londres, ansioso de un destino en primera línea junto a sus marineros, en lugar de un puesto de honor en la administración. En cada uno de los casos, hay dos mujeres, Cathaysa y Emma Lyon.

Rata Negra, Culo Cosido, El Sama y Candelarita Perejil, Juan Luna entre otros, tendrán su entrada en la trama para aportar cercanía y credibilidad, carne y hueso a esta narración. Es entonces cuando la historia oficial baja a la calle, pisa los adoquines de una realidad irredenta y se aposta en las mugrientas cantinas junto al muelle para mostrar la iniquidad, la injusta malavida impuesta a un subproletariado que a la postre defenderá su pedazo de terruño hasta dejar su esqueleto frente a un envilecido invasor.

El General Gutiérrez

Sé que el mejor homenaje a un escritor que ya no está entre nosotros, es precisamente leer sus obras. En estas circunstancias me causa un gran dolor. Sus compañeros de varios sindicatos y otros amigos han significado su figura desde el ámbito de su defensa de los derechos laborales donde sin duda demostró, su gran valía en múltiples y dificultosos casos. Y también desde su gran humanismo crítico.
Nadie podrá obviar cómo trató de reabrir el del asesinato del estudiante Javier Fernández Quesada, y señalar a personajes deleznables de la historia insular, tratados como grandes homines incluso por algunos de nuestros gobernantes. Es difícil saber a ciencia cierta si se valoran adecuadamente las pérdidas sufridas en estos últimos tiempos, porque si en el campo neto de la abogacía y el derecho tanto Miguel Ángel Díaz Palarea ahora, como Antonio León Cubillo Ferreira hace ya unas fechas, dejan un vacío irremplazable, no lo es menos en el contexto de la narrativa o la investigación lingüística respectivamente. Mucho nos tememos que el mal llamado poder, seguirá obviándolos, pero no sólo quienes mueven los hilos de la política o la cultura, sino quizá por ignorancia, algunos coetáneos. O es que esta novela ¿no debiera ser recomendada en base a su calidad por tantos y tantos profesores a quienes defendió con esfuerzo? No por mercadeo político, sino por justicia literaria, por la calidad que en sus páginas habita, por la necesidad pedagógica de contar con obras como esta, que coadyuven a salir del analfabetismo funcional; y no con autores y obras que inciden en la aculturación, de editoriales fantasma que hacen su agosto en los centros educativos canarios  que sorprendentemente esquivan con celo inusitado a los autores insulares. Los capítulos intermedios de Entre piratas, concitan el suspense, que se verá atravesado por la entreverada historia del perseguido Juan Luna, preso por los timbales cortesanos del marqués Don Gonzalo del Castillo y Lugo, de la “nobleza” lagunera, quien pretendiera ejercer el derecho de pernada sobre su hija Juanita.  En otro de ellos se narra el funesto intento de los ingleses de coronar las lomas de La Jurada y Valle Seco, para desde allí asediar la plaza. La astucia de las huestes nivarias hará infructuosa dicha maniobra, y en ello adquieren importancia crucial, los proscritos liberados para trepar aquellos paredones y las mujeres, aguadoras y gangocheras, que cargan trabajosamente comida y tinajas de agua sobre las cabezas para asistir al ejército de valerosos nivarios. Como se observará en el prólogo de las asociaciones Beechan e Irónica, Entre piratas “no es sólo una obra más acerca de la Gesta, sino que va más allá y con un espíritu combativo y después de un esmerado estudio de los acontecimientos que llevan al autor a una interiorización casi total de la historia…en ese episodio glorioso de la historia de Tenerife”, lo que según los historiadores probablemente impidió la conquista inglesa de las Islas Canarias, habida cuenta de que Nelson llegó desde Cádiz con una división de escuadra, compuesta  por casi una decena de buques, dos mil hombres de desembarco y unos doscientos cañones. Fragmentos emocionantes son sin duda los relativos a la batalla calle a calle en la ciudad, el encierro de los ingleses en el convento de La Consolación y su ulterior capitulación. Con dos últimos textos magníficos: desfile de las tropas inglesas y celebraciones de la victoria. De enorme emotividad, donde el autor aprovecha para poner a cada cual en su sitio e investir del protagonismo debido al pueblo canario. Recientemente el diario tinerfeño El Día, publicaba un extenso artículo bajo el rótulo: Un recorrido por la historia de la Gesta del veinticinco de julio, trabajo firmado por José D. Méndez con fotografías de Manuel Expósito, cuyo antetítulo reza: Quince hitos recordarán a las generaciones futuras las zonas del litoral de Santa Cruz donde estaban ubicadas las defensas que rechazaron el ataque de la flota inglesa de Nelson en 1797. Se incluye un mapa de la fachada marítima actual de la ciudad con la ubicación de las baterías y los fuertes. Y se rememora cómo una agreste campesina de San Andrés alertó a la guarnición de Paso Alto de la presencia de las lanchas del desembarco inglés.

Miguel Ángel Díaz Palarea

De esto hace unos doscientos dieciséis años, lo que ha propiciado que este patrimonio se encuentre prácticamente en ruinas, lo cual tiene su evidente lectura, pero que no obsta para que se coloque una placa en cada uno de los lugares de antaño e incluso se levanten varios monumentos, uno de ellos por cierto a las mencionadas “aguadoras de Santa Cruz”  que abastecieron a los soldados que repelieron los ataques desde el cerro de la altura en La Jurada. Se nos dice que ya hay tres monolitos y sendas esculturas de homenaje, que incluyen a la campesina de San Andrés, lo que muy bien podría combinarse con la reedición de esta novela. Un ron doble en la colección Tagora de la editorial Benchomo y Canarias marroquí de la editorial Idea, junto con Clonación editada por el Centro de la Cultura Popular Canaria, son algunas de las obras más significativas de este autor, a las que se suman otras como Las Cucas, La patera verde o Javier Fernández Quesada. No olvidamos. Los diálogos son el contrapunto clave, volviendo a Entre Piratas, que va encauzando todo el argumentario. Son voces limítrofes que actualizan y denotan la temperatura de los hechos y configuran la psicología de los personajes, algunos de los cuales se manejan en castellano antiguo, otros con jerga y argot de ahora mismo. En todas sus enunciaciones se vislumbra con claridad la filosofía de la vida de truhanes y héroes. La fusión de picaresca e incólumes valores. El Rey, el ejército y la casta clerical no salen muy bien parados naturalmente. Hay que decirlo.

Rendición y brindis con vino de Tenerife

Tampoco la nobleza que en absoluto pensaba arriesgar el pellejo, al igual que algunos militares de medio pelo dados a la huída. Cada vez que transites el callejón del Combate, recuerda que la riña cunde en nuestros ojos, en civiles concretos de tu savia, alguno de los cuales allí dejó su alma.

@ Roberto Cabrera

Publicado por aulapress2016

Revista, Editorial, Red de Escritores, Producción de Espectáculos, Libros, Agropoética, Google bussines, Distribución, Todoebook, DrumBass,

Un comentario en “Entre Piratas

  1. Desconocía totalmente esta obra y los hechos que en ella se narran que no sean los ‘oficiales ‘.
    Parece ser que es casi imprescindible leerla,lo voy a intentar por no decir que lo haré, que cada día es más grande la pila de libros que tengo por leer y más pequeña mi capacidad para tal fin.
    Gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: